Historia


El punto de partida de los estudios de Química en la Pontificia Universidad Católica de Chile podría considerarse el año 1920, cuando se promulga el decreto de Rectoría que funda el Instituto Politécnico Industrial y Comercial, que en colaboración con el Patronato Santa Filomena empezó a impartir cursos para la carrera de Sub-ingeniero Industrial o Ensayador.

En 1927, se creó la carrera de Químico Industrial que, posteriormente, en el año 1950, pasó a formar parte de la Facultad de Tecnología. Durante la rectoría de don Carlos Casanueva fue nombrado director de la Escuela de Química el doctor alemán Víctor Pillon. En 1953 ingresaron las primeras mujeres y en 1955 se fundó la carrera de Química y la Licenciatura en Química.

Los Químicos UC se han desempeñado en todas las áreas de la industria química, han fundado numerosas empresas químicas y asociaciones gremiales como ASIQUIM (Asociacion de Industrias Químicas de Chile), y se desempeñan como académicos en las principales universidades tradicionales del país.

En 1969, se creó la Facultad de Ciencias Exactas, a la que se incorporaron las unidades de Química de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y de Agronomía, formando así el Instituto de Química. En 1975 se produce la fusión entre la Escuela y el Instituto de Química, dando como resultado el Instituto de Ciencias Químicas. El año 1982 los Institutos de Física, Matemática y Química, que pertenecían a la Facultad de Ciencias, se separaron y pasaron a denominarse Facultades, consolidando así el estudio de la Química en la Universidad.

En 1972 se crea el programa de doctorado en Ciencias Exactas con mención en Química, actual Doctorado en Química, que ya ha graduado 143 doctores. Esto ha sido la consecuencia de la consolidación de la investigación en la Facultad.

En 1987, la Facultad de Química de la Pontificia Universidad Católica de Chile asumió el desafío de formar profesionales Químico-Farmacéuticos al más alto nivel, otorgándoles una formación integral con sólidos conocimientos científicos, técnicos, humanísticos, metodológicos y éticos en ciencias farmacéuticas.

Con el propósito de llevar a cabo la docencia en las tres áreas fundamentales en la formación del profesional Químico-Farmacéutico, la Facultad de Química contrató a los profesores Regina Pezoa, Fernando López y Guillermo González, para desarrollar respectivamente las cátedras de Fármaco-Química, Farmacia Clínica y Tecnología Farmacéutica. Al mismo tiempo, se inició la construcción del edificio del Departamento de Farmacia de la Facultad de Química.

El año 1991, la primera generación de estudiantes accedió al ciclo profesional de la carrera de Química y Farmacia. Durante ese año, se duplicó la planta de académicos jornada completa del Departamento de Farmacia y se contrató a cuatro profesores/hora como parte de la planta paralela.

Durante el segundo semestre de 2005 se completó el proceso de acreditación de la carrera de Química y Farmacia. Según OFICIO N° 104/06 Marzo 21 de 2006, la Comisión Nacional de Acreditación (CNAP) adoptó la decisión de acreditar la Carrera de Química y Farmacia de la Pontificia Universidad Católica de Chile por un plazo de cuatro años. En el año 2010 se re acreditó la carrera por cinco años.

En relación a las actividades de investigación, la consolidación de los académicos del Departamento de Farmacia quedó de manifiesto por el incremento sostenido, especialmente en los últimos años, de las publicaciones ISI en revistas científicas de la especialidad, y por los quince proyectos de investigación en curso.

La Facultad cuenta con una moderna infraestructura que incluye 28 laboratorios de investigación, 33 laboratorios de docencia y laboratorio de análisis instrumental para docencia en Absorción Atómica, Espectrofotometría ultravioleta, visible e infrarroja, y Cromatografía líquida y gaseosa. Finalmente, durante el segundo semestre de 2009 se inauguró una importante ampliación del edificio del Departamento de Farmacia.

Atenta a los desafíos del futuro, la Facultad busca incrementar los estudios post licenciatura o post titulación, sin importar el nivel de especialización requerido, atravesando de modo transversal la formación de nuevos científicos a nivel de doctorado, magíster profesional u otras expresiones de especialización y educación continua. Bajo este espíritu se pretende asimismo proyectar la Facultad hacia el medio externo nacional e internacional, desarrollando programas de vinculación que reflejen su actividad y vocación de servicio hacia la comunidad nacional siguiendo los principios y valores de la Universidad.

conoce a tu profe

Banner WS